4/8/16

INS-PIRACIÓN: ¿ FUEGO O SUEÑO?


Por Rosa J. Vía Bazalar


Sus dedos largos acariciaban la punta inferior de la primera hoja, mientras su mirada se perdía entre las letras que desnudaban los deseos de Lady Chatterley, tal vez anhelaba convertirse en su alterego, no de forma pública, incluso la imaginaba reprimida en sus prácticas privadas; ante cualquier cuestionamiento sobre su perspicua concentración, aquella que envolvía su ser cual capullo impenetrable, la premeditada excusa revelaba evidente pasión por la lectura, sea de la naturaleza que fuera, defendía la tradición epistolar en la valoración del texto y la supremacía individual del escudriñamiento visual sobre aquellas páginas discurriendo seductora entre sus palmas. Podría declararme enamorado, hechizado por su estilo naturalmente vanidoso, después de cinco semanas en el club literario, atrapado en un ambiente contaminado de ímpetu creativo, se revelaba más entusiasmo que dedicación artística en la mayoría de asistentes; su actitud no respondía a una vestimenta, una máscara, una presentación exhibicionista de sus talentos, ni siquiera era consciente del conjuro que derramaba a su paso, era simplemente ella: obsesionada con las letras.
De habla breve, oportuna, actuar controlado, no necesitaba comunicarse de otra forma, un simple movimiento dibujaba una experiencia única mientras topaba casual con un escrito, el amor la excedía, brotaba de sí, superando la delicadeza de los pétalos de rosa o la sublime entrega de una madre amamantando por primera vez al fruto de su sagrado y trajinado vientre, incluso un aroma cálido la inundaba, perceptible para los pasivos observadores, embobados durante la hora y media en que la maestra nos permitía leer cualquier cosa, en vías de encontrar un chispazo, una idea, una historia; casi todos los
presentes, confesos perdidos, revelamos estancamiento, una especie de tácito estrangulamiento diario que nos orillaba al hartazgo y consecuente letargia.
Ella obviaba la presión en el logro de un relato o el paso del tiempo que justificara la inversión económica usada, disímil a mi asfixiante realidad: la editorial que unos diez años atrás había publicado una de mis antologías requería una reimpresión junto a nuevos parlamentos, demostrando el florecimiento adquirido en mi prosa, prodigaban fe sobre algo que ni por factor temporal ni al azar ocurrió: mi madurez; un período inactivo prolongado me subyugaba después del único premio cuasi-famoso que decoraba mi casa, aislada como los fragmentados textos que durante los últimos otoños se multiplicaban, atiborrando el cajón del escritorio: sosos, sin furor, nada.
Envidiaba su falta de preocupación, aquella que me azotaba cada vez que recibía un mail recordándome los plazos planteados por la editora, hace ya, más de tres meses. Ella parecía disfrutar de cada minuto, fresca, sin prisa, sin pendientes; no escapaba a la fragancia seductora que la dulzura de su existencia en libertad diseminaba, su inocente dominio sometió mi razonamiento discreto, ojeaba acechante sus creaciones durante los dilatados breaks que la movilizaban fuera del aula, delineaba una prosa fresca e innovadora, matizaba la calidad de un experto literato con la ingenua versatilidad en una naciente oradora, fuera de lo que estilísticamente se espera encontrar en La Casa Verde o en Conversación en La Catedral, nunca había leído nada tan sutil, propio y adecuado.
Musa impredecible, el desenfreno que provocaba en mis visionarias madrugadas despertaron una parte escondida de mi ser que ni tiernas y experimentadas damas de compañía compensarían. Contrariando mi característico pesimismo, empecé manuscritos donde la evocaba, privilegiando la acción fructífera y poderío sensual de una inspiración, una historia de un ser común y corriente trastocado por el celestial
empuje de la creación, estaba extasiado, mandé el primer borrador de un relato corto que inmediatamente tuvo respuesta positiva en cuanto a su publicación, volvía a florecer, escribiendo y reescribiendo trozos de textos que luego de semanas se enmarcaron dentro de un rompecabezas novelístico inesperado. Debía permanecer unido a ese hilo de iluminación, que sorpresivamente desapareció un miércoles a las 7:00pm, su inicial tardanza extrañó, su inasistencia, la primera, me desubicó, transformándose en una pesada angustia que se tornó paranoica las próximas semanas, cuando comencé a indagar por algún dato que me confirmase su permanencia. Lejos de paralizarme, mis dedos empezaron a guardar un duelo respetuoso que sería eterno, seguía escribiendo ante su ausencia, alucinando su regreso y jugando con un prosaísmo esperanzador. Mis pesquisas cayeron en un laberinto de preguntas vanas, me resultaba irreal que nadie la recordara, ni la mentora dio muestra de sorpresa ante mis cuestionamientos, respondidos con indiferencia. Nadie sabía de ella, nadie la ubicaba, la desesperación me llevó hacía el responsable administrativo de asistencia, nombró a cada uno de los participantes del último taller, presentes aquel día. ¿Era posible que su existencia se limitara a mi fantasía?, mi inspiración era auténtica, también lo debió haber sido el estímulo. La tormentosa confusión enardeció el fuego interior que procuró varios capítulos de una nueva novela: “Buscando a Ela (Ella)”, a la actualidad marketeada como una trilogía cargada de ansiedades, persecusiones, delirios, siguiendo pistas que contratados investigadores ficticios han urdido hacía la meta final: hallar mi numen, aquella perfección creada por mí y justo para mí, aquel estro verídico que pretendo coexista, dentro o lejos de mis quimeras. Después de casi dos años de búsqueda y producción literaria, sospecho un auto-boicot: ¿al ubicarla o conocerla, desaparecerá toda esta pasión enigmática que me permite crear?; si es así ¿mi necesidad de trasmitir decidió que Ela se convirtiera en esta genial inventiva?, logrando someterme a una intriga
genuina de mi yo, de mi otro yo, urgido de reconocimiento e innovación, sigo persiguiéndola, aferrándome a la idea de su subsistencia, si la negara, me anularía, esta vez para siempre.


Enviado por:

Rosa Johana Vía Bazalar (Agosto 1980, Lima, Perú). Psicóloga clínica, experiencia en rehabilitación infanto – juvenil. Sigue cursos de narrativa en el Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar. Formó parte del grupo de autoras del libro “Basta: 100 mujeres contra la violencia de género” (Proyecto Perú, 2012). Distinción por Sociedad de Poetas y Narradores de Lima Provincias al cuento “Sombras y Huellas” (2015, http://sociedad-depoetas.blogspot.pe/).

Mail: rosaviaba@gmail.com
Twitter: @rosaviab

20/7/16

LA VEDADA NOSTALGIA (Poesía) Carlos Trujilo Ángeles

Carlos Trujillo nos presenta su nuevo Poemario: "La Vedada Nostalgia", donde nos muestra un conjunto de versos llenos de amor, un juego de palabras que van directo al corazón, textos de mucha nostalgia, dolor, recuerdos que se van perfumando suavemente en cada línea como: "Te soñé", "Amor", "Melancolía" ,"El beso", desde el título nos muestra por donde va el camino del poema y el abrazo profundo para quien lea estos poemas llegue a ser parte de ese corazón que busca amar u olvidar.
                                                                       
                                                                                                                                                                                                   (W.G.P)     








CONTRADICCIÓN



No sé por qué siento que te amo
y a la vez siento lo contrario.
No sé por qué ante mí quisiera yo tus labios
y la vez refuto lo deseado.
Tal vez si hubiésemos vivido hace cien años,
nuestra historia no hubiera sido lo contrario.
Quizás en es época no  hubiese sido tan extraño
que fuésemos amantes abnegados.
Tú nobleza; yo esclavo.
tú pureza; yo pecado.
Te amo tanto como tanto no te amo,
te deseo mucho como mucho... te he negado.



25/6/16

CANTOS DEL SILENCIO (POESÍA) / SIXTO SARMIENTO CHIPANA


La Editorial Vicio Perpetuo en esta ocasión nos presenta su segundo poemario "Cantos del silencio" del poeta ayacuchano, Sixto Sarmiento (Ayacucho, 1964), ¿Hasta dónde puede llegar el amor? puede ser hasta escribir unos versos llenos de amor, de angustia de no ver sus ojos diariamente...es tanto la desesperación de extrañar un corazón.... versos de una línea románticamente tiernos y sensibles, el autor nos describe su amor (de aquel tiempo) y nos invita a calar por esos versos en cada página de este libro que hoy desea tocar nuestro corazón.

                                                                                                                    William Gonzáles




TOQUE CORTO / Antología de microcuentos (Cuentos)

Editorial Vicio Perpetuo nos presenta "Toque Corto", antología de microcuentos.  Comparten este libro treinta escritores entre ellos reconocidos escritores como: Sócrates Zuzunaga, Maynor Freyre, Guillén Padilla, entre otros.  Además incluyen escritos de jóvenes escritores que tal vez con primeros textos desean mostrarnos sus primeros pasos en la narrativa. Como dice el libro, son "microcuentos" que hace más ligera y amena la lectura; de avance rápido donde podrá distinguir el lector los cuentos que merecen los aplausos. 
Además, este libro es de manejo flexible, que marca la diferencia; un "libro de bolsillo" y económico.


                                                                                                                           William Gonzáles    



GIUSEPPE BARTOLI / LOS USOS INDEBIDOS DEL AMOR (Poesía)



Editorial Apogeo nos presenta "Los usos indebidos del amor" del autor Peruano-Americano: Giuseppe Eric Bartoli.
El verso se escribe con amor y dulzura, un encuentro de placer y caricias que se embarcan en una aventura. Este nuevo poemario desea abrazar al lector con sus líneas, tejiendo y anudando el amor en cada intimidad.

                                                                                                                             William Gonzáles.


-------------------------------------------------------------------------------------



0100


Amor, Locuaz, Insiste en ser
una constante.
Mujer. Vacilante. Como una plataforma 
giratoria.
Corazón Taciturno. Su sintaxis
es dependiente.


                                                                                          GUISEPPE BARTOLI



2/3/16

Fallece poeta peruano José Pancorvo Beingolea

- LA POESÍA HOY ESTA DE DUELO -

Una triste noticia saber que el gran amigo Poeta José Pancorco haya fallecido, según dice una nota de un grupo en facebook, que fue de un cáncer recién descubierto en él. Uno de los buenos poetas que conocí recién ingresando a este mundo de la poesía por el 2000, en el local: ex Averno de Jr. Quilca y amistad que creció con los años y que luego pedí en el 2011 escribiera y presentara también una nota para mi primer libro de poesía y que acepto gustosamente y que acompaño de igual manera en varias invitaciones que le realice por años siempre por correo a participar en diferentes lecturas / recitales de poesía.
Ya varios meses que se ha había dejado de ver en alguna lectura poética y un gran vacío grande nos deja a quienes conocimos muchas cosa de él. ..
Queda la amistad, los muchos vasos de cervezas, y buenos los versos que hoy quedan en sus diferentes libros.
Un abrazo y una hasta pronto Josesito.

WILLIAM GONZÁLES PÉREZ

- LA POESÍA HOY ESTA DE DUELO -



- LA POESÍA ESTA DE DUELO -

- Para los que no conocieron bien de José Pancorvo aquí unas notas que saque de él en mi blogs.
- "El el dolor el verso se abrasa y se escribe tu nombre en este domingo oscuro en que nos dejas y solo quedan los recuerdos de aviador, tus libros, y las hojitas de coca que gustabas " 

- WILLIAM GONZÁLES PÉREZ -

Periodista: - ¿Qué sientes cuando chajchas coca?
José P.- Bueno, siento una templanza y fortaleza a nivel sicofísico, me ayuda a cumplir bien con el deber literario y humano.


El poeta José Pancorvo Beingolea falleció el pasado domingo a los 64 años de edad. Al cierre de la edición, sus restos eran velados en la parroquia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa (Calle Dellepiani Cdra. 3, entre la Cdras. 13 y 14 de la Av. Pezet, San Isidro). 
 
José Pancorvo (Lima, 1952) publicó los poemarios Tratados omnipresentes (2000), Pachak Paqari (2003), Los éxtasis del Incarrey, antología poética (1989-2009), Amanecidas violentas de Mundos (2009), entre otros. Sus escritos figuran en diversas antologías de poesía peruana.  


El poeta peruano Eduardo Chirinos falleció víctima del cáncer

17 de febrero 2016

Esta tarde del miércoles una lamentable noticia circuló a través de las redes sociales, donde se anunciaba el fallecimiento del poeta peruano Eduardo Chirinos, quien padeció de cáncer.
 
Chirinos perteneciente a la Generación del 80 destacó por textos teóricos como "La morada del silencio", e importantes poemarios como "Breve historia de la música", obra ganadora del premio Casa de América de Poesía Americana.  
 
Hijo de Eduardo Chirinos Quesada y Ana María Arrieta Lostaunau. Cursó su educación secundaria en el Colegio de la Inmaculada (1967-1977). Ingresó a la Facultad de Humanidades de la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde en 1985 se graduó de bachiller con mención en Lingüística y Literatura.
 
En el 1986 viajó a españa pues ganó una beca del Instituto de Cooperación Iberoamericana. Cuando regresó fue periodista cultural y profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú.
 
El autor Iván Thays fue uno de los peruanos en lamentar su triste partida. Además, reveló que se enteró de la noticia a través de amigos suyos en Facebook. 
 
“Me entero por amigos suyos en Facebook que el poeta Eduardo Chirinos ha muerto esta mañana. Es una noticia tristísima, era no solo un gran poeta sino un estupendo amigo, una persona con la que siempre me gustó conversar pero sobre todo escuchar y leer (...)”, escribió en Twitter junto a un enlace.
Eduardo Chirinos  

26/2/16

GUSTAVO ARMIJOS - ANTOLOGÍA MÍNIMA (Poesía)

Acaba de salir publicado el libro: "Antología Mínima" (febrero, 2016), del poeta Gustavo Armijos (Piura, 1952) quien es también Director de la conocida revista "Tortuga Ecuestre". En este breve libro, pero cargado de buena poesía se ha seleccionado parte de su vasta producción literaria que ha venido realizando desde que publicó su primer poemario: "Retrato Humano" en Lima en el año de 1971.
El poeta nos acompaña en esta difícil tarea, pero placentera labor de llevar la poesía a todos los rincones del Perú a través de sus libros y la revista literaria con más de 30 años de existencia.

(W.G.P)



I

A LA LIBERO VANESSA PALACIOS

Cuando veo las caras de la multitud
apiñada en las graderías del coliseo
y voces multicolores coreando el nombre de Perú
se desmoronan los cánticos a favor de la
más grande defensora.

En invierno o verano contra el rival que fuera
ella no se lanza demasiado pronto
para salvar un balón que está casi en el piso.

Su pecho arde de pasión para
defender la bicolor ante hadas
de otros equipos de mayor estatura.

La gente advierte a un equipo contrario
desesperado pero demoledor
allá lejos una niña aprendió el voley
cuyo único juego repetidas veces
dieron gloria a la patria
balanceándose de júbilo
nuestra líbero Vanessa Palacios.


ULTIMO TRAMO EN CERRO DE PASCO

Me gustaría huir de mi hogar
por el tiempo que alcanza un periplo vital
trepar un cerco de abedules
sobre negras ramas cubriendo la nieve.

Marchar al cielo de Cerro de Pasco
arriba hasta el borde de rayos y truenos
por donde lagrimean deliberadamente
algunas gotas gruesas de agua turbia
y cuando retorne a mi casa
encontrar mayores afectos que arrebaten
el borde de los pies cubiertos
de gruesas medias para el gélido frío.

Son antiguos pobladores de las tierras cerreñas
donde no interesa si nieva o graniza
para no mirar el sol que cae
sobre calaminas calcinadas por la sal.

Quien ha estado en esta vetusta ciudad
pocos humanos pueden decir al mundo
estuve en el techo de la civilización
¿Y por qué? Alguien respondió
quién de los poetas no le cantó al mar
pero muy pocos a la incomparable sierra.



BENDEJA ARDIENTE DEL ROMANCE

Quien es ella sino la que pasea su hermosura
por los pasillos de la casa en bata de dormir
hora tarde para tomar un café con crema
ante la vieja catástrofe de antiguos amores.

¿Para qué se entrega una dádiva a un menesteroso?
¿Quién mira sigiloso el paso de la gente
consolada por el sol, ocre y brillante
y que resuelle un bálsamo para divinidad?

Tal conforme se desprende borrascoso el pasado
para los goces de una rama que mece el río.

Es inhumano el nacimiento de mujer bella
y hombre de opulencia venido a menos
sin gloria perdurable y borrascosa vida.

No existe quimera alguna para marchar al paraíso
ni flores en la tumba
ni subterráneo liberado de gases
ni islas de la vida
y sí melodiosos dulces
sobre celestiales colinas
que perduran para siempre.


ERIKA BELLA XXX

Alas quebradas en tu cielo de Budapest
aliento fiero que besa la loza
mientras penetras sobre el mar zumbando
cíclica vida o muerte en el rumor de un río
que pasa besando tus pies en el suelo marino.

Tú que conoces las restricciones animales
de aparearte con diferentes hombres
enmudecidos e iracundos sobre tu vagina.

Regresa tus ojos mirando sólo
un cáñamo resistente a tu corpiño
vida turbulenta, corazón turbulento
y latiendo sobre abetos abiertos
a tus labios de perra en celo
en un mugriento sótano
donde estás desnuda y tendida
sobre una soleada alfombra
una mañana de luces.

El candil es tenue para Enrica Martelli
o más sensual Erica Bella
susurrando o jadeando entre las sombras.

La noche es el fin de la locura
ojos de jaguar o un salto al tigre
Erica Budalín posada sobre el dudoso muro.

Erica Rakoson posee la venenosa serpiente
que esconde su voluptuoso cuerpo
entre moreras que escarchan sus piernas
a medianoche con una aguda pasión
y sus labios con un color naranja
uñas grandes que transforman resplandor
y sientes frío e introduces tu cuerpo caliente
en medio de la piscina.

Cabellos oscuros en los pantanos.
Ya no Erika Red entre juncos
frío sonido del pene que te penetra
remontándose los cuerpos en tu natal Hungría
donde el estío es mutable a tu belleza.

Erika Bella cada noche eres mía y mía
extraño amor con un temblor en tu cuerpo
entonces me fui a un rincón a llorar
y el vigor se convirtió en llamas
quedando el pene empapado en tu memoria.

Erika Rouge cada nombre sin significado
convirtiendo el amor en antorcha de pasión
donde un geómetra ensaya un impetuoso silencio
ante la nada de tus ojos celestes y brillantes
mezclados entre el paraíso y el infierno eterno.



GUSTAVO ARMIJOS. Nací el 2 de febrero de 1952. Realicé mis estudios primarios en el Colegio Salesiano Don Bosco de Piura y secundarios en el Don Bosco. Soy fundador del Colegio de Periodistas del Perú. En 1990 fui elegido Primer Vice - Presidente de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas. He ejercido la docencia a nivel superior tanto en el Perú como el extranjero. Obtuve el primer Premio de Poesía de la Municipalidad de Lima en 1982, Los Juegos Florales de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega en 1993, además de los Juegos Florales del Instituto Nacional de Cultura Filial Piura en 1994. Fui periodista en el diario La Industria de su ciudad natal, luego en el diario El Tiempo y el diario La Tarde de Piura. He viajado por casi todo el país desempeñando misión periodística, América Latina y Europa. Actualmente soy director de la revista literaria 'La Tortuga Ecuestre' desde 1973 hasta nuestros días, decana de las publicaciones de su género en el Perú.


EL POETA REALIZANDO LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO EL ÚLTIMO 06 DE FEBRERO : ANTOLOGÍA MÍNIMA EN LA FERIA DE LIBRO EN EL DISTRITO DE PUENTE PIEDRA


JUNTO AL ESCRITOR GUSTAVO ARMIJOS



20/2/16

PASIÓN Y CATARSIS (Poesía) - JOSEPH LA ROSA

El joven escritor William Urbano nos hace llegar el poemario Pasión y Catarsis. 

.................................................
"Desde ese instante y para siempre
la traición estará ausente;
quedará sepultada en el pasado
porque cuando mi vida se haya terminado,
jamás, otra vez, te habré traicionado."
Versos extraídos del poema CATARSIS.
..........................................................
¿Qué sería de mí o de ti
si no te hubiera conocido así,
si en lugar de ser quien soy,
si en lugar de ser quien eres,
nos hubiéramos conocido 
en otros quehaceres...?
(Versos extraídos del poema EDADES)
..................................................
"Tu sonrisa es el viento del verano
cuando refresca en la sombra
y como el sol del invierno
cuando calienta en la luz."
(Versos extraídos del poema IMPOSIBLE)
......................................................
"Ojos bonitos,
cachetitos de altamar
no dejen de mirarme
que me empiezo a enamorar"
(Versos extraídos del poema MUSA PASAJERA)
..............................................

19/2/16

Muere Umberto Eco, el humanista total

Fallece a los 84 años el escritor, filósofo y semiólogo italiano, autor de ‘El nombre de la rosa’. Su figura y su obra ejercieron una enorme influencia desde la
curiosidad crítica.

PABLO ORDAZ

20 FEB 2016
Umberto Eco, en la Universidad de Burgos, en 2013. Cristóbal Manuel
A los 84 años, y sin perder en ningún momento la curiosidad crítica, murió anoche en Milán el escritor, filósofo y semiólogo italiano Umberto Eco. La noticia fue comunicada al diario italiano La Repubblica por la familia. Falleció a las 22.30 en su casa. El autor de obras imprescindibles como El nombre de la rosa, en 1980, o El péndulo de Foucault, en 1988, había nacido en Alessandria el 5 de enero de 1932. La última de las obras de su fecunda carrera como autor de novelas de éxito y ensayos de semiótica, estética medieval o filosofía, fue Número cero, una mirada crítica del gran experto de la comunicación sobre una crisis del periodismo que, advertía, empezó “en los cincuenta y sesenta, justo cuando llegó la televisión”.
“Hasta entonces”, contaba en una entrevista de Juan Cruz publicada por EL PAÍS en marzo de 2015, “el periódico te contaba lo que pasaba la tarde anterior, por eso muchos se llamaban diarios de la tarde: Corriere della Sera, Le Soir, La Tarde, Evening Standard… Desde la invención de la televisión, el periódico te dice por la mañana lo que tú ya sabías. Y ahora pasa igual. ¿Qué debe hacer un diario?”. Esa era la duda —la curiosidad vestida de pesimismo— que lo llevó a publicar su último libro y a mantener su mirada despierta hacia todo lo que ocurría a su alrededor.

La trama de Número cero está ambientada en 1992, un año clave de la historia italiana por el caso Tangentópolis, y se desarrolla en la redacción de un periódico en ciernes donde confluyen la logia masónica P2, las Brigadas Rojas, el fin de una era y la aparición de otra —con Silvio Berlusconi a punto de saltar al escenario— que desvaneció muchas esperanzas hasta convertirse en la Italia desorientada de hoy. Todo ello lo miró, lo analizó y lo escribió Eco.
Tras difundir la noticia de su fallecimiento —pocas veces la expresión Italia está de luto ha tenido tanto sentido—, el diario La Repubblica escribió en su web un titular que resume muy bien la personalidad de Eco y el respeto, casi unánime, que despertaba en Italia: “Muere Umberto Eco, el hombre que lo sabía todo”. Como destacaba Il Corriere della Sera, Eco ha sido una presencia constante e imprescindible de la vida cultural italiana del último medio siglo, pero su fama, a nivel mundial, se debe al extraordinario éxito de El nombre de la rosa, del que se vendieron millones de copias en todo el mundo. “Recorrer la vida y la carrera de Umberto Eco”, explica el diario de Milán, “significa también reconstruir un pedazo importante de nuestra historia cultural”.
La vida académica de Eco se inició en 1954 en Turín. Aquel año se doctoró en Filosofía, pero también participó en un concurso de la RAI —la televisión pública italiana— en el que venció y que lo convirtió en compañero del periodista Furio Colombo y del filósofo Gianni Vattimo en una aventura de complicidades siempre ligada al mundo de la cultura. En los sesenta trabajó como profesor agregado de Estética en las universidades de Turín y Milán y participó en el Grupo 63 publicando ensayos sobre arte contemporáneo, cultura de masas y medios de comunicación. Entre estos ensayos los más conocidos son Apocalípticos e integrados y Opera aperta. El semiólogo milanés también fue catedrático de Filosofía en la Universidad de Bolonia, donde puso en marcha la Escuela Superior de Estudios Humanísticos, conocida como la Superescuela, porque su objetivo es difundir la cultura internacional entre licenciados con un alto nivel de conocimientos. También fundó la Asociación Nacional de Semiótica.

Entre sus innumerables premios está el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades del 2000. Inquieto hasta el fin, acababa de lanzar una nueva editorial, La Nave de Teseo.

En un discurso en la Universidad de Turín, Eco aplicó su mirada crítica –no todo es positivo ni negativo en su totalidad—a las redes sociales: “El fenómeno de Twitter es por una parte positivo, pensemos en China o en Erdogan. Hay quien llega a sostener que Auschwitz no habría sido posible con Internet, porque la noticia se habría difundido viralmente. Pero por otra parte da derecho de palabra a legiones de imbéciles”.

DE: http://cultura.elpais.com/cultura/2016/02/20/actualidad/1455927385_225826.html

20/1/16

“EL AMOR ES UN ABISMO QUE VIENE HACIA NOSOTROS” (Narrativa) DE : YOSHIRO CHÁVEZ



Yoshiro Chavez presentando su primer libro de narrativa.


Poesía, poesía es Yoshiro Chávez es un poeta que ha escrito un buen libro de narrativa y se nota en sus letras y ese fluir de palabras lleno de versos escritos agilmente que se hace de un deleite desde el inicio pasando sus letras por todas las etapas de una vida callejera, de una revolución de reclamo en su voz de (parece) hubiese pasado por todos esos acontecimientos (o esta por pasar)....                                                                         
                                                                                   (Gracias amigo Yoshiro por el libro). - W.G.P -


                   
                    Aquí junto con Yoshiro Chávez junto a una lectura poética en la casa de La Literatura


------------------------------------------------------------------------
Conversación de: LaMula.pe 
Tienes una carrera como abogado. ¿Cómo congeniaste el derecho con la vocación de escritor?
Tengo una carrera como abogado que, a mayor afectación contra el oficio de escribir, la ejerzo. Sin embargo, dos horas de la mañana y en horas de la noche hasta que el sueño se impone, trabajo. Escribiendo, corrigiendo, leyendo, informándome de la realidad y dando rienda suelta a la imaginación. Pero no es difícil entender que el derecho también es útil para el escritor. Desde el derecho en sí, como en los hechos jurídicos concretos y prácticos. Vienen casos que son relaciones de todo tipo y materias, donde no solo lidian los intereses económicos, enfrentan a familias, a esposos, a socios-amigos, quienes han visto fracasados grandes lazos de afectividad. Allí hay materia prima y ves también una realidad cuasi literaria.
Viviste tu infancia en Arequipa y luego viniste a Lima cuando eras adolescente. ¿Cómo afectó tu escritura el tránsito entre estas dos ciudades que, a su vez, son muy literarias?
Nací literalmente en La Convención (Cusco), pero lo dices bien, viví mi infancia pero también mi adolescencia en Arequipa hasta terminar la secundaria; luego me vengo a radicar a Lima y aquí estamos. No hubo afectación alguna. Todo lo descubrí en Lima. La literatura no existió ni la busqué allá; pero allí crecería el personaje-narrador que me secunda en muchos trabajos. Y claro, luego ya sabemos lo que Arequipa y Lima representan para la cuna de escritores del Perú. El oficio de escribir entonces nace en Lima. Y si hay alguna afectación solo debe ser una punzante añoranza de mis primeros años.
En tu ópera prima abordas el (des)amor, un tema muy trabajado en la literatura universal. ¿Cómo evitar caer en los clichés y al mismo tiempo encontrar un registro personal?
Creo que abordo el amor que se sufre, antes que el desamor. Esos lazos, que yo llamo abismos en el título, son lazos de amor. Casi ninguno de los personajes deja de intentar conseguir la correspondencia de un amor, la mayoría lo consigue o termina consiguiéndolo con desenlaces trágicos; quizá sería bueno que aquellos intentos sean menos sufribles, menos negros. Los personajes se cuestionan, dan cara a las circunstancias de sus realidades, están curtidos, pero quién no quisiera sangrar menos por el precio del amor. Algunos personajes también se meten en camisa de once varas, en ese caso ellos van al abismo; en los otros casos, el amor es un abismo que viene hacia ellos. Los temas en la literatura en general son inagotables aunque giren en torno a historia análogas. No hay que tener miedo de arriesgar en abordarlos; sería como tener miedo a vivir, porque otros ya vivieron similares experiencias. El riesgo de caer en el cliché es verídico. Entonces intento abusar un poco de la forma para poner los matices, lo denso, lo barroco. Y eso de encontrar un registro personal no es una pretensión, una búsqueda manifiesta que persigo, quizá sea una consecuencia que pueda llegar otorgada por la honestidad al momento de enfrentar los trabajos.
¿Cuántos años te demoró escribir este libro? ¿Cuántas veces tuviste que reescribir tu primer borrador?
Los trece relatos fueron escritos inicialmente en mi etapa universitaria, te hablo entre 1988 y 1995. Hay fragmentos añadidos tiempo después. Estuvieron durmiendo el sueño de los justos; quizá los venía corrigiendo cada cierto año cuando la curiosidad me daba en releerlos. Nunca he tenido vocación de querer publicar, escribo para reescribir recreándome principalmente. Pero reescribir para publicar lo hice ya de viejo, con 46 años, cuando tuve el atrevimiento de compartirlo con escritores de la comunidad literaria. Le había compartido a Pedro Novoa un texto, luego de leer Maestra Vida de su puño literario. Sentí la necesidad que fuera él el escritor-lector, que me pudiera sugerir algo. Hubo una empatía de primer grado. Luego Fernando Carrasco seleccionó 12 relatos de un universo de 35 quizá. De ese grupo yo hice mi propia selección, coincidimos en 11, y para no entrar en razones sumamos en 13 los relatos que se publicarían. Así, ya no sé cuántos borradores hubo desde aquellos años de cada uno de los relatos. Y jamás fueron abordados para estar juntos. Pero sin duda son de los años a los que hice referencia. Y están juntos por esa coincidencia.
En los cuentos de El amor es un abismo que viene hacia nosotros se percibe un descontrol de los personajes ante la presencia o el recuerdo de una persona amada (o deseada). ¿Por qué es tan atractivo llevar a los personajes hacia esta ‘irracionalidad’ a partir del deseo por el/la otro/a?

Quizá sea porque estoy casi convencido de que nadie tiene un control sobre la renuncia que finalmente no duela, al menos un poquito, ni a los amores pasados, ni a los imposibles, ni a los prohibidos, ni a los inmerecidos, etc; y que, en el hecho de intentar la renuncia, cunde de pronto una gigantesca irracionalidad porque deviene en imposible. La presencia y el recuerdo son consustanciales, ¡cómo renunciarlas! En la piel del viejo a la cicatriz no lo saca la ciencia. Por eso los personajes repasan su presencia, su ubicación actual, su radio de acción, recuerdan y recuerdan con intensidad; incluso los personajes esquizofrénicos que he abordado en algunos relatos. Entonces es un misterio de la vida entender cómo no se puede dejar de amar hasta lo que se ha perdido. Que sea atractivo no sé; pero me resulta inquietante. En esos casos la “irracionalidad” pareciera la regla.
----------------------------------------------------------------------------------

Yoshiro Chávez Villegas (1969) nació  en La Convención, en plena selva cusqueña. Al poco tiempo viajaría a Arequipa. Luego, cuando era adolescente, se trasladaría a Lima. Como muchos autores peruanos, este escritor ingresó a las aulas universitarias para estudiar Derecho. Lejos de alejarlo de la Literatura, esta profesión le dio un acercamiento privilegiado a los conflictos que se generan entre las personas a partir de intereses amicales, sociales y económicos.