28/12/09

LA MUERTE Y OTRAS TRAICIONES: TERRITORIO PARA ABRAZAR A LA MEMORIA DE LO FUGAZ


POR VÍCTOR VIMOS (ª)

(Texto leído el 29 de noviembre del 2009 en la Feria del Libro de Quito)

“Adivino la muerte en cada paso, en cada giro que la manecilla del reloj da sobre mi piel que se marchita, adivino la muerte en la sombra que persigue a mis zapatos, en el abrazo que me cobija del abismo, adivino la muerte cuando frente al espejo, me reconozco apenas como una mancha de olvido.

Adivino la muerte y puedo oler sus pasos, mirarla como corre despavorida por entre las callejuelas de una ciudad que se hunde en la niebla, en la nicotina, en el alcohol, de una ciudad que duerme a los pies del mar, ese animal elástico que ruge renegando del alba.

Una muerte que no es delito, que no es angustia, que no es balazo ciego en busca de pieles que agujerear. Adivino la muerte que es mordida traicionera, una puñalada baja, un bolero sin acabar”.

No, la muerte no es una traición. La muerte es una vela que pacientemente espera a que nuestros pasos lleguen hacia ella, solo entonces se extingue. La verdadera traición ocurre cuando esos pasos, que deberían no desviarse del sendero predicho para sus huellas, lo hacen, y terminan extraviándose en la jungla de cemento y bullicio que conocemos como realidad.

Una realidad que ha ido restando espacios a la vida. Minimizándola de tal forma que ahora apenas es la justificación para que la memoria siga existiendo. Una memoria que nos habla por fragmentos, por señales, por escasas huellas, y que no permite ver más allá de lo que acontece.

Pero no todo está perdido. Para eso queda la palabra. Esa ánima eterna que dibuja formas, rostros y sueños, y que mediante ellos, nos induce a la locura, al amor, al llanto, a la traición y a la misma muerte.

Nada fácil entonces la labor de un escritor, que como en el caso de Fernando Carrasco, propone una lectura desde los márgenes de la vida: esos momentos eternos en la fugacidad, en los que se puede encontrar el hueso del alma adherido al miedo de morir.

Nueve historias que como punto de inicio tienen la incertidumbre, y como punto de unión la muerte, aun cuando esta no se presente en ninguna parte del texto, se encuentra ahí, en forma de melancolía, de tristeza, de bochorno, de traición.

Nada más duro que la mentira para disimular la muerte. Es decir, que no es fácil ponerse una máscara y salir a fingir que estamos vivos, mientras dentro, en la casa que es el cuerpo, la locura crece. Nada más duro que ser un personaje de Carrasco, atado a esta mentira, a esta traición que es la vida, y envuelto en el desenfreno de una ciudad como Lima, esa especie de pradera de llanto, en donde se riegan uno a uno los acontecimientos que relata el libro.

Un escenario urbano en el que la mejor manera de probarse que se sigue vivo, es tentar a la muerte. Tentarla ocultando verdades, posesionándose de voces que transitan entre el espectro y la certidumbre, creando personajes que no tienen un límite en cuanto a la desdicha que llueve dentro de ellos. El lector, ese personaje moderno por antonomasia, encontrará en este lago de incertidumbre, una posibilidad para reflexionar sobre la manía de la vida por morderse su propia cola, esa sensación de abandono que a todos nos envuelve alguna vez.

Punto característico en la obra de Fernando Carrasco constituyen las notas de la rockola que escapan de cualquier portal, sin importar la hora que sea, para deshacer el instinto del lector. Así, escuchamos un son que sacude a quien está a punto de volar, un canto de drama que cobija a un torero que rememora la vida, a las puertas de su muerte, un bolero que muerde las barbas de un Cristo que sin necesidad de cruz, camina exhibiendo sus llagas, una cumbia que envuelve el juego de barajas, la mala suerte, el odio.

Puestos frente a la construcción de La Muerte y Otras Traiciones, reconocemos la labor incesante de un escritor que, aun cuando está bordeando la juventud, arriesga todo por el todo, y se lanza tras de la historia, hasta alcanzarla. Poseedor de una narración ágil, limpia y con mucha riqueza de imágenes y técnica, Carrasco nos demuestra, una vez más, la gran valía de la tradición literaria peruana, por la que él ha sido influenciado, así como la formación, a paso lento pero indetenible, de una voz propia que seguramente traspasará todos los bordes que el silencio deja sobre nuestra piel.

Buen viento para la labor literaria de Fernando Carrasco, que en este libro La Muerte y Otras Traiciones ha dejado más que anécdotas e historias que se pasan de voz en voz, ha dejado verdaderas muestras de un oficio de alfarero de la palabra, que nos convoca a mirar la vida en instantes, en espacios donde la duda y la incertidumbre, son la mejor forma de abrazar la tranquilidad. Que los tormentos no estén exentos de este paso por la vida, Fernando, así como la calma para ellos, que estás condenado a encontrar solamente en la palabra.

(ª) Poeta y periodista ecuatoriano

23/12/09

http://willygonzales.blogspot.com/



FELIZ NAVIDAD

Y

PROSPERO AÑO NUEVO

DE:

LETRA SUELTA CULTURAL

WILLIAM GONZALES PÉREZ.


19/12/09

PALABRAS DE RAFAEL INOCENTE EN LA PRESENTACIÓN DE "DISCURSOS CONTRA LA BESTIA TRICÉFALA"



Sala La Palabra del Mudo-Feria del Libro Ricardo Palma

5 diciembre 2009

Congo, Konrad, Coltan

Estos días he releído a Konrad. He visto nuevamente a los niños severamente desnutridos del Congo y he conocido al Coltan. ¿Qué tienen en común estas tres palabras? Veamos. La desnutrición severa aguda es un grave problema de salud pública, cuyo tratamiento va a caballo entre la medicina clínica y los programas sociales que dependen de los gobiernos y la ayuda internacional humanitaria. Esta es una enfermedad en la que todas las funciones vitales del individuo se encuentran deprimidas por grave escasez de alimento, el cuerpo ha gastado sus propias reservas energéticas y el individuo enflaquece dramáticamente. Los músculos y reservas grasas se consumen y vemos sólo hueso y pellejo, niños con cara de viejo y mínimas probabilidades de seguir con vida, como los niños del Congo. En esta situación de debilidad generalizada fallan los riñones y la absorción intestinal, la capacidad del sistema inmunológico disminuye a niveles despreciables, las infecciones se multiplican y aparecen los síndromes de inmunodeficiencia… ¿alguien dijo SIDA? Este síndrome, el SIDA, fue estudiado inicialmente en el África sub sahariana y se denominó hasta la década del 60, síndrome de inmunodeficiencia nutricional adquirida. Desde hace dos décadas,la farmacracia y las transnacionales lo han bautizado como SIDA y le han echado la culpa a un retrovirus.
La desnutricion aguda severa afecta a los países africanos, la India y el sudeste asiático, en donde mueren de hambre miles de niños diariamente ante la anomia de la ONU. En el Perú, este tipo de desnutrición es mínimo. Lo que nos afecta es la desnutrición crónica, un serio retraso en el crecimiento que por lo general no representa una amenaza inmediata a la vida, pero cuyos efectos a largo plazo pueden ser delicados sobre todo para el desarrollo de la capacidad cognoscitiva de los niños afectados. En el Perú la desnutrición crónica no mata, pero sí enferma. Afecta no sólo el crecimiento y la capacidad volitiva, además tiene efectos graves en la capacidad de aprendizaje del futuro ciudadano, si es que no ha creado ya cretinos rotundos que irán a las urnas en rebaño a elegir al próximo ladrón y su banda para que asalte por otros cinco años.
Si ubicamos los mapas del hambre mundial y de la desnutrición severa aguda y correlacionamos estos fenómenos con las guerras, la presencia de riquezas naturales en los ¿países? afectados y la acción de las transnacionales en dichos lugares, Fobos y Deimos aparecen ante nuestros ojos.
La llamada República Democrática del Congo, Ruanda, Uganda, Etiopía, el África subsahariana, poseen en el subsuelo ingentes cantidades de oro, cobre, cobalto, estaño, diamantes y uranio y las prospecciones de las compañías multinacionales de la minería apuntan a que tienen por lo menos para cien años más de extracción continuada sin pagar un centavo de canon o dejando “más que sea su voluntad”, en complicidad con el gobierno, los militares convertidos en señores de la guerra y el silencio cómplice de organismos internacionales. Pero eso no es todo. En el corazón del África se encuentra por lo menos el 80% de todo el oro gris del mundo, el coltan. ¿Qué es el coltan? Es un mineral estratégico compuesto por la columbita y la tantalita, insumo indispensable para la industria de la telefonía móvil, la fibra óptica y las centrales atómicas. Condensadores, capacitores de alto poder, nanopiezas para armas de guerra electrónica y para la industria de videojuegos, laptops y tableros de naves aeroespaciales, todas requieren indefectiblemente coltan, por su contenido en tantalio y niobio, elementos de altísima resistencia a la oxidación y con una gigantesca capacidad para almacenar energía en reducidas dimensiones. Nokia, Sony Ericsson, Hitachi, Samsung junto con transnacionales de la minería intercambian coltan por armas a las milicias genocidas y los más bondadosos truecan coltan por alimento terapéutico que ellos mismos preparan para salvar niños de la hambruna que ellos mismos provocaron. Aún hay más: recientes exploraciones señalan que en la selva amazónica se encontrarían además de agua, biodiversidad, gas natural y petróleo, reservas formidables de coltan. ¿Y de cuánto dinero hablamos? Si con los diamantes las ganancias de los gobiernos africanos y sus cómplices ascendían a 300 mil dólares mensuales, con el coltan pueden superar fácilmente el millón de dólares. El silencio compinche de los organismos internacionales, simples observadores de la muerte, ha ocasionado la muerte de casi 12 millones de personas en el corazón del África en los últimos 15 años, sea por hambre, fusilamiento o machetazos. ¿Alguien habló de genocidio?
Ahora, ¿Qué diablos tiene que ver todo esto con la literatura? Como bien afirma Gregorio Martínez en el prólogo a La Bestia Tricéfala, el preludio artístico siempre se adelanta a las constataciones de la ciencia, a los análisis de la teoría política o económica…
En 1902, un escritor polaco, marinero y aventurero, llamado Jozef Konrad, publica la novela El Corazón de las Tinieblas, historia de un viaje al África. Un marinero inglés llamado Marlow va en busca de Kurtz, un traficante de marfil que acaba enloqueciendo en la selva africana. Konrad había recorrido previamente gran parte del continente negro, colonizado en ese entonces por la Inglaterra victoriana de la que él mismo se hizo súbdito y había remontado el caudaloso curso del río Nzere, Zaire o Congo. El mismo Konrad declararía poco después de su viaje al Congo: “antes del Congo yo no era más que un simple animal”. ¿Qué quiso hacer Konrad al contar esta historia? Esta novela puede leerse —y tal vez lo sea en parte— como un alegato contra la colonización, pero su reflexión moral va más allá de una situación histórica concreta. Kurtz llega al Congo repleto de ideales de progreso. Incluso lleva consigo una guía de lo que hoy llamaríamos comercio justo y tarea civilizadora, casi un funcionario de oenegé humanitaria. Pero el viaje que hace es un viaje a los infiernos, un descenso por el río del olvido, simbolizado en el río Congo y la jungla africana. Pero, cuidado. Las tinieblas no sólo están en la selva preñada de hipopótamos, leones y cocodrilos. Tampoco en las tribus guerreras que Kurtz ha conseguido domeñar gracias al terror que ha impuesto. La raíz última de oscuridad es otra, es “el mal escondido en las profundas tinieblas del corazón humano”. Kurtz no ha podido mantener la disciplina necesaria para conservar su conciencia moral, su humanidad y la avanzada de progreso que quiso representar sucumbieron a la codicia por las riquezas y el tráfico del coltan de aquellos años, el marfil de los elefantes. Éste es, letras más, letras menos, el argumento de esta magnífica novela. Tal vez Konrad jamás imaginó que un siglo después, en el corazón de la jungla africana que alguna vez él recorrió, aquella arenilla que hoy llaman coltan, y la oscuridad del alma humana, provocarían tanto horror y muerte en el continente más expoliado del planeta.
Esta noche presentamos La Bestia Tricéfala, hartos de la literatura que se mira el ombligo, hartos del discurso oficial que pretende desligar literatura de política, hartos de la crítica falaz, que restringe el campo de lo literario a lo consagrado social y culturalmente, hartos de aquellos que pretenden hacer de la literatura mero entretenimiento y alucinación metafísica. Parafraseando a aquellos geniales punks británicos que le pusieron música a los postulados de Karl Marx, Gang of Four: la guerra de guerrillas es ahora contra el nuevo entretenimiento.
La literatura no sólo debe contar una buena historia: debe también sacudir la conciencia moral de la gente, exacerbarla hasta el límite, hasta hacerla cuestionar su propia vida y su credo y recuperar esa esencia de humanidad que no puede ser oscurecida por las tinieblas que impone un sistema creador de clientes automatizados. Tal vez sea mucho pretender. Muchos dirán, pero esa no es labor de la literatura y quién sabe y tengan algo de razón. Tal vez así lo presintieron el solitario Martín Adán, indigente por decisión propia, a quien un presidente quiso nombrarlo ministro o José María Arguedas, quien se suicidó consciente que la solución al problema no era la literatura, afirmando antes de pegarse un balazo frente al espejo de un solitario baño en la UNALM: ¿Y cuándo no haya la imprescindible urgencia de ganar plata? Se desmariconizará lo mariconizado por el comercio, también en la literatura, en la medicina, en la música, hasta en el modo como la mujer se acerca al macho.”

Gracias por estar con nosotros esta noche.

Rafael Inocente

13/12/09

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE FERNANDO CARRASCO

Algunas tomas fotográficas de la presentación del libro "La muerte y otras traiciones" del narrador Fernando Carrasco en la Feria del Libro "Ricardo Palma" el pasado jueves 10 de diciembre, que contó con la excelente presentación del escritor Oswaldo Reynoso.
----







En la mesa el narrador Fernando Carrasco y presentando el libro Oswaldo Reynoso.


En la firma de libro


Una foto con la familia presente


Entre amigos




En el brindis en un local cercano a la Feria del libro.


COLINA CRUZ / TEOFÍLO GUTIÉRREZ


El narrador y editor Teófilo Gutiérrez nos presenta en esta ocasión su nuevo libro titulado COLINA CRUZ, libro que contiene ocho cuentos separados en dos segmentos muy bien narrados y de buena edición, donde conjuga la violencia, los recuerdos y el humor. Un segundo libro con el que disfrutaremos de una amena lectura.
Saludos al amigo y narrador.

William G.P.


---------------------------

COLINA CRUZ

de: Teófilo Gutiérrez

tapa-colina-copia1

La mayoría de las historias de Colina Cruz se erigen como una suerte de memoria colectiva de Guaranguillo, una aldea olvidada de la región de Jaén, en que junto al dolor, la violencia, la desolación se halla también el matiz humorístico de la comedia humana rural. Los personajes que son como sombras, como siluetas difuminadas o fantasmales, adquieren sustancia a través de la voz de de los distintos narradores, voces que dan cuenta, casi siempre en un tono expiatorio y aun de conjuración, de la violencia subversiva y contrasubversiva, del peso de la superstición y la intolerancia aldeana, o de la iniciación degradada del sexo y el descubrimiento de la muerte y de la levedad y futilidad de los actos humanos. Pero lo que confiere mayor jerarquía artística a Colina Cruz, no son las historias en sí mismas sino la textura de la prosa, fresca y precisa, con que Teófilo Gutiérrez ha sabido tejer las voces narrativas de sus deleitables cuentos.

Miguel Gutiérrez

Colina Cruz no es solo el rescate de la memoria; en sus historias seremos testigos de cómo la violencia es capaz de reinventarse para acabar con los últimos vestigios de la inocencia. La destreza narrativa de Teófilo Gutiérrez nos hará vivir –cual iniciados– esos momentos cruciales del Perú en que esta violencia deja ver su rostro antes de ejecutar a la víctima, allí en esos pueblos desolados, en donde lo raro, lo extraño y el asombro aún pervivían.

Miguel Ildefonso

El arte del cuento, por su extensión y precisión, requiere de ciertas claves y sugerencias para que el cuadro presentado adquiera intensidad y profundidad. Pero no bastan solamente las técnicas, menos el artificio; en el meollo, es la historia la que finalmente impondrá su ritmo y dirección, y la que seducirá o desalentará al lector. En Colina Cruz, la vida humana corre con la soltura quieta que la da la palabra, y el ambiente rural que baña todos los cuentos deja, por instantes, un hálito de melancolía. Los personajes –seres sencillos, en contacto directo con la naturaleza– se enfrentan sin remilgos a su destino, y es en aquel destino donde se hilvana la visión del autor, que no es para nada fatalista, sombría, ni poco edificante, sino más bien de una sutileza irónica, parejada con un rango aleccionador.

Carlos Rengifo

DATOS;

Teófilo Gutiérrez :

Estudió en la GUE San Miguel de Piura y literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha publicado el libro de cuentos Tiempos de colambo(Sanval, Lima, 1996) y cuentos en revistas diversas. También colaboró en los diarios La Voz, La República, Ojo y en la Revista Somos de El Comercio. En 1989 obtuvo el Tercer Premio de Cuento Copé y en el 2004 el Primer Premio de Cuento 500VL-Municipalidad de Lima. Es creador del sello Hipocampo Editores. Nació en Jaén, pero desde los 9 años vivió en la calle Libertad, cuadra 1, frente al Teatro Municipal de Piura, y frecuentó a diario la casa del tío Néstor Martos Garrido, como le decían cariñosamente los jóvenes de entonces. Amigo de los mangaches de la Junín, los últimos. Este libro retoma la escritura dejada hace años para publicar otros libros de diversos autores de la literatura peruana. Publicamos Colina Cruz como un reconocimiento al autor-fundador por su calidad literaria fuera de toda duda.

Alicia Santos


EL DESCONOCIDO (también en la voz de Eunice)

Lo trajeron de entre esas colinas pardas. De más allá de esa otra fila de cerros pardos y otro horizonte que ya mismo se topa con el cielo. Fue un octubre del recuerdo cuando el polvo y las langostas. Por aquel entonces no se nos borraba la costumbre de tendernos sobre esteras coloradas, esperando que un poquito de lluvia nos mojara la piel de los pies o como decía mi abuela Herminia Valdizán, que se nos ventiasen las corotas, que en el caso mío, que soy mujer, haría lo que la abuela hacía: se callaba sonriente. En una de esas tardes lo vimos venir. Aunque en realidad a él no lo divisamos, sino a don José Perales, que arreaba una piara de mulas desnutridas que casi las tumbaba el viento. Don José Perales era el único comerciante de Guaranguillo, que continuamente hacía un recorrido de un día entero, hasta llegar a Santa Rosa, un pueblo costero en el cual crecían helechos de increíbles coloraciones donde las putas, llegada la noche, hacían negocio redondo con los viajeros que llegaban de las alturas de Jaén. Y no lo vimos venir, porque don José Perales lo trajo en una alforja en contrapeso de unas piedras marinas, conchas y caracoles que compraba casi por nada a los ribereños y que después, con habilidad de vendedor de aceite de culebras, cambiaba por gallinas, chivos y cerdos a los brujos de Guaranguillo. Recién lo vimos cuando lo descargaron de la bestia. Lo sacaron de los pelos para depositarlo en la pampa. Estaba como tullido por la incomodidad del viaje y tuvieron que hacerle masajes hasta que dio algunos signos de vida. Entonces doña Gudelia de Perales dijo que para qué tanto cholo si abundaban en Guaranguillo, que más daba trabajo el criarlos, una vaina tus ocurrrencias José, y de paso ¡cagado! Ahí mismo lo bañaron sin sacarle los trapos que lo cubrían, echándole varios baldes con agua, luego, ya ensopado lo cogieron de los brazos y en vilo lo tendieron sobre una tarima de magueyes muy cerca de la cocina, donde Engracia se compadeció de él y lo desvistió, abrigándolo con un sudadero que aún tenía el salado del sudor de las mulas. Era un churre por entonces y don José Perales lo bautizó con el nombre de Machaguay Brito. Jamás supimos por qué tuvo que llamarlo así, pues, según la historia de su origen, no se conocía ni siquiera el apodo de sus padres. El mismo José Perales diría posteriormente, a quienes con tanta insistencia trataron de averiguar la procedencia de Machaguay Brito, ¡que solo era un hijo de puta y que se lo regalaron porque les dio pena tirarlo al mar!

(Colina Cruz, Hipocampo Editores, diciembre de 2009, Lima-Perú)


POEMAS de: Rossibel Ipanaqué Madrid




Lo pRoHiBiDo----♥


Prohibido!!! sí... mi mente te tiene prohibido,
Pero es que siempre ha de resultarme exquisitamente tentador
Lo que no ha sido hecho para mí...

Pues aquí te tengo de nuevo...
Como la sangre que fluye por todo mi cuerpo,
No puedo prescindir de ti...

Todo se hace tan confuso,
Todo es tan gris si no estás conmigo...
En vano pretendo huir del estúpido lazo
que me has puesto al cuello
porque cada oasis que intenta sustituir mi verdad
sólo termina por ahogarme más en ella...

Ahora vivo enferma de ti:
pensándote como una desquiciada obsesa...
terriblemente paranoica por tus recuerdos,
porque hasta mi más ínfimo secreto
se ve perseguido por tu nombre!!!

Yo quiero que el sol de nuevo amanezca en mi horizonte
y tú me obligas a permanecer a oscuras;
y cada cirio que prendo para evitar la penumbra
sólo me pone una vez más a tu sombra...
Acaso esto es mi condena...???
dímelo tú...!!!

Por qué es tan difícil no echarte de menos???
Por Qué es tan fácil hacerte mi alimento???
Por qué trasciendes todos mis límites???
Por qué es que sólo presa en tus brazos...
Puedo sentirme enteramente libre???

Si pudiera echarte a volar
Y tomar en mis manos un nuevo corazón,
para abrigar el frío abismo que en ellas dejaste,
lo haría sin dudar...
Pero aún tengo miedo de que ese vacío
Se pueda acrecentar,
Y que la bandera de la soledad que se ha implantado en mí
Nunca más me quiera descolonizar...


♥ LloViEnDo eL Corazón ♥



Solía creer que era dueña de lo que estaba sintiendo...

Hoy, sólo después de ti, entiendo

que ni siquiera me conozco... ¡No me comprendo!

Muero por saber qué llevo dentro...
Así como aquel aún cercano día “x” de un mes interfecto
morí por ver tu carita y decirte envuelta en llanto
-En llanto de felicidad por nuestro reencuentro-
que sigues siendo lo que más amo...

Pero es que a veces suelo ser tan violenta...
Más atroz que fuerte tormenta...
Hiero sin compasión, cual espada hambrienta
Y destruyo lo que tenía armonía perfecta...

Pese a ello sabes que también eres tornado
que vas arrasando con lo que encuentras a tu paso...
Y de esa manera hiciste tuyo mi corazón intacto...

Yo no sé cuán mío logré que fueras,
Dijiste que te entregabas todo por vez primera...
Y hechos un manojo de nervios pertenecimos a una quimera...

Quiero que sepas que hasta ahora has sido el único
y real amor que me encendió de veras...
Y aún sigo intentando
apagar el fuego que dejaste ardiendo
Y hago mío un nuevo fracaso,
que desde que no estás es más siniestro...
Pues este incendio, a todo mi ser sigue quemando...

Desearía tanto tener motivos para odiarte,
pero sólo encuentro a tu falta de carácter
y a mi 1% de experiencia
como culpables de la distancia que se instaló entre tú y yo...

En este juicio en el que soy jueza,
acusadora, parte y defensa,
No sé qué argumentos puedan sostener mi fallo,
mi acusación o salvarme de la condena...

¿Por qué permitiste que en este negocio,
que sólo nos incumbía a nosotros dos,
se instalara una tercera opinión...?
La misma que se trajo hasta el suelo
el palacio aquél que juntos construimos en el cielo...
que acabó con la ilusión de verte mío siempre
y nos dejó lloviendo el corazón...

Aún así vivo escuchando en la voz del viento esa canción,
la que me inventaste con nuestros proyectos de amor...
Pero tu susurro era más tierno y real que la fría interpretación
que gélidamente me deja oír el aire...
Y que, amargamente, me exige que despierte...

♥♥→EN MI CIELO SALDRÁ EL SOL←♥♥

No estoy segura de cómo empezó…
Si tú lo propiciaste o lo hice yo…
De pronto, y sin haber siquiera parpadeado,
sentí tu respiración más cerca de lo que había planeado.

…Sin darnos cuenta, estábamos frente a frente…
Con los labios sedientos de placer
y, el frenético deseo, a flor de piel…

…Fue entonces cuando debí pedirte que te alejes,
entonces debí decirte adiós…
Pero tengo un traicionero corazón
que a mi palabra, con un cierre, silenció…

Mientras, vanamente, repudiaba la sentencia
que te dio luz verde en mi interior…
Mi boca se abrió sólo para responder a tus besos,
y devorar todas tus caricias con demencia…

Desde entonces mi razón enmudeció,
y a mi conciencia quedole el desconsuelo
de perderse sin remedio con tu voz…

En mi desesperado intento por estabilizarme,
he suplicado, de mis principios, el perdón…
Ellos me dieron la espalda con fría indiferencia…
Como diciendo: “ahora es tarde, no hay solución”

He buscado un argumento válido,
en este desorden mental tan despreciable,
para poder huir de este infierno tórrido
y comprobar que aún existe el paraíso
para la tonta que realmente se arrepiente,

Sin embargo, lamento no haberlo conseguido,
pues la verdad es diferente en mi torbellino:
Te extraño a rabiar… lo sé y lo detesto;
mas no puedo abandonarte en el olvido...

Hoy quisiera fulminar este dolor,
que de a pocos destruye mi inocencia…
-Con jirones de mi candidez se alimenta-
E, inclemente, asesina mi pudor…

Dejaste un cruel mutismo en mi mirada
que cierto día a los 4 vientos gritó:
“sé por fin lo que es estar enamorada…”

Aunque eso, al parecer, no te bastó ¿?
Sembraste una duda y la regaste…
Me pregunto si cosechaste a tu favor ¿?

Éste es el momento de marcharme,
No me llevo el sabor de la derrota,
Ni tampoco hay necesidad de una revancha...
Mi sangre sigue tiñendo roja
Y para triunfar me sobran garras...

Yo de ti he ganado más de lo que objetivamente has dado
porque hago mío solamente lo bueno y lo mejor...
Lo que pudo, y finalmente no fue, lo he desechado
Para abrirme paso al mundo sin rencor,

Reciclaré los despojos que han quedado
Y restauraré mi nuevo corazón…
Te agradezco el haberme enseñado
que no siempre el primero, es el único amor…

Rossibel Ipanaqué Madrid
  • Sullana - Piura
  • Perú

11/12/09

Encuentro de escritores a la ciudad de Humachuco - Libertad



dos vídeos del encuentro Nacional de Escritores - en la ciudad de Huamachuco - La Libertad 28 - 31 de octubre 2009




----------------




-------------


7/12/09

PRESENTACIÓN DEL LIBRO: " LA MUERTE Y OTRAS TRAICIONES"



INVITACIÓN



SE INVITA A UD.
A LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO:






LA MUERTE Y OTRAS TRAICIONES


De: FERNANDO CARRASCO NÚÑEZ


PARTICIPAN:

- OSWALDO REYNOSO

- JAVIER ÁGREDA

- JORGE COAGUILA

Día: JUEVES 10 DE DICIEMBRE

LUGAR: FERIA DEL LIBRO RICARDO PALMA
(Vértice del Museo de la Nación)

SALA LA PALABRA DEL MUDO. 5:30 pm.

----------------------

LIMA, 1976. ES EGRESADO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN ENRIQUE GUZMÁN Y VALLE LA CANTUTA Y SIGUIÓ UNA MAESTRÍA EN LITERATURA PERUANA Y LATINOAMERICANA EN LA UNMSM. HA SIDO DISTINGUIDO EN DIFERENTES CERTÁMENES LITERARIOS. SU LIBRO CANTAR DE HELENA Y OTRAS MUERTES RESULTÓ FINALISTA EN EL SEGUNDO CONCURSO DE CUENTO Y POESÍA DEDO CRÍTICO 2004


Fernando Carrasco Núñez nació en Lima y tiene 33 años, la edad de Cristo cuando murió. En este momento, los une la edad simbólica y, también, el tópico de la muerte. El hijo de Dios simuló una muerte para fundar una religión y el Esto es, Carrasco busca crear una poética de la muerte, porque es el motivo esencial de sus cuentos; así, en Cantar de Helena y otras muertes (2006), su primer libro, y en este nuevo libro el hilo temático de cada historia gira en torno a las múltiples caras de la muerte. Unas veces deseada por los protagonistas de estas historias; otras, porque abrumados por las circunstancias solo les queda aceptarlas con dignidad.

Ni criollo ni andino, en todo caso la totalidad contradictoria del Perú (Cornejo Polar, dixit) es el espacio que Carrasco busca recrear con sutileza y coherente verosimilitud. De hecho, se percibe en sus textos su facilidad para aprehender los asuntos de la ciudad; porque es un feliz habitante de las calles del mítico barrio Nocheto. Donde fue testigo, cuando era niño, de los repartos populares de Sendero y de sus insignias que se prendían en los cerros aledaños, para deleite de los niños y temor de los adultos. Nocheto, donde es posible brindar con un faite de alcurnia o con una sufrida doncella que se corta los brazos por cada nuevo desamor que le toca vivir.

Pero, también, los asuntos del campo no le son ajenos, más bien parece tener una disposición empática con la naturaleza y más precisamente con la vida de los pueblos rurales. Su afición por las fabulosas festividades de Huarochirí o el constante tour por los majestuosos viñedos de Cañete. Su residencia en el bucólico Huánuco. El haber estudiado en La Cantuta, por su cercanía al río, es ya una elección por la arcadia natural.

En definitiva, Carrasco no se adhiere a una propuesta en particular ni a una moda específica. Es más bien un aspirante al selecto grupo de artesanos de la palabra quienes con exquisitez, parsimonia y deleite se dedican a hilvanar luminosas historias humanas. limeño se regodea con la muerte para recrear sus múltiples variantes en cada uno de sus relatos
...........................
Edmundo de la Sotta Díaz

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE ENRIQUE VERÁSTEGUI (2009)


Letra Suelta Cultural en la presentación del último libro del escritor Enrique Verástegui en la feria del libro del día miércoles 2 de diciembre además de un vídeo con la voz de Enrique de regalo


William Gonzales, Joe Montecinos, Enrique Verástegui, César Pineda, Raúl Heraud


En el brindis


Melisa Patiño, César Pineda, William Gonzales, Carlos Rngifo.



LETRA SUELTA CULTURAL

5/12/09

Exitoso recital en Comas



La agrupación poética Noble Katerba organizó ayer viernes 4 de diciembre un recital que tuvo por intención descentralizar la poesía llevándola a los conos y, sobre todo, llevar a los poetas al contacto del público. Excelente recital que tuvo por público en su mayoría a estudiantes del cono norte. Que la poesía nos siga uniéndo, felicitaciones a todos.




Johnny Barbieri

Raúl Heraud


WILLIAM GONZALES

César Pineda

Leoncio Luque

Gonzales, Pineda, Luque, Heraud, Barbieri, Salazar y Perales


Junto al grupo Noble Katerva

William Gonzales, César Pineda, Leoncio Luque, Johnny Barbieri y Raúl Heraud


Todos al final del recital





3/12/09

OTROS VILLANOS (poesía) 2009


El escritor Joe Montesinos nos alcanza el libro de poesía "Otros villanos" (pájaros en los cables editores), que trae una compilación de nueve poetas que pasaron por las aulas de la Universidad Nacional Federico Villarreal algunos de ellos con libros editados como: Víctor Ruiz, Alessandra Tenorio y Joe Montesinos.




Milagros Vara Céspedes


Hasta cuándo me hablarás
de esa BIOLÓGICA verdad,
que enluta el alma
y la transforma.
Hasta cuándo tendremos
que cargar
esta Cruz sexual


JOSE LUIS AYALA RECIBIÓ RECONOCIMIENTO EN SU PUEBLO NATAL




José Luis Ayala Olazával (Huancané-1942), autor de la cronivela “Wancho Lima”, recibió por vez primera en su tierra que le vio nacer un homenaje sui géneris del talentoso joven poeta huancaneño Fernando Chuquipiunta Machaca.

La distinción fue impuesta por el director de la Unidad de Gestión Educativa Local de Huancané, Leoncio Sejje Mamani, quien señalo a viva voz ser un entrañable amigo del multifacético escritor huancaneño José Luis Ayala y, más aún, un ferviente admirador de sus valiosas obras literarias.

En ceremonia protocolar, pero tan sustanciosa como los poemas que revolotean sus versos y coplas rimadas, José Luis Ayala lucía la hermosa congratulación gratificante, en el grado de hijo ilustre, acompañada de los escritores puneños José Paniagua Núñez (Jóspani), Feliciano Padilla Chalco, Jorge Flores-Áybar, Boris Espezúa Salmón, Walter Paz Quispe Santos, Fidel Mendoza Paredes, José Luis Velásquez Garambel, Fernando Chuquipiunta Machaca, y una gran multitud de invitados que se congregaron a las instalaciones del club social “Lawn Tennis” de esta localidad.

“Me da mucho gusto que después de más de 50 años en el oficio, este reconocimiento coincida con mi primer libro de poemas llamado Geografía del Corazón", aseveró el insigne escritor chiriwano José Luis Ayala, quien dijo además, sentirse gratamente sorprendido por este homenaje que emprendió el vate huancaneño Fernando Chuquipiunta Machaca, e instó a otras provincias a realizar actividades del mismo índole cultural, puntualizó a este matutino.

Miembro de la Promoción “Carlos Oquendo de Amat” que nació y creció en los azarosos años que rodearon a la democracia social, los encomiables libros de José Luis Ayala se caracterizó siempre por el dominio de las formas, el lenguaje y, sobre todo, por gestar el antilaveno contemporáneo en las esferas del arte literario.

Para Fernando Chuquipiunta Machaca, este homenaje por sus cincuenta años de trayectoria literaria, artística e intelectual de José Luis Ayala Olazával permite reconocerlo como uno de los emblemáticos escritores, narradores y cronistas que supieron, a lo largo de su vida cotidiana, revalorar la historia del Ande.

En su escueto discurso preparado para tal ocasión, el escritor José Luis Ayala agradeció la distinción y aseguró que mientras los puneños no se unan en torno a un ideal colectivo, observaremos esporádicos éxitos personales, que bien podrían ser nacionales con algo de esfuerzo y desprendimiento humano.

Asimismo, José Luis Ayala se mostró confiado en que el próximo gobierno solucione los álgidos problemas por lo que atraviesa el pueblo huancaneño, y que, por fin, “esos sueños de un futuro mejor se hagan realidad”, porque actualmente el burgomaestre Alex Gómez Pacoricona no conserva de una política cultural coherente, plural y renovadora, acorde a la nueva y compleja, realidad socio-cultural del Perú profundo y frente a los desafíos del siglo XXI.

No obstante, la primera exposición de la pintura huancaneña finalizó hace una semana atrás con bastante éxito, donde los artistas pláticos como Javier Luque Mamani,Arturo Toledo Gonza, Hernán Gil Mamani, Edgar Gómez Mamani y Denis Quispe Valencia; dilucidaron su creatividad a través de las expresiones cromáticas en el mencionado local.

OTRO SI: En el evento participaron los conjuntos musicales: "Cuarteto Huancaneño, Los Huayruros, Qhana Uma, Proyecto Pariwanas y los Intercontinentales Aymaras", los cuales amenizaron la fiesta cultural con hermosas melodías de antaño, propios de la provincia de Huancané.

MAS DATOS:

- José Luis Ayala, prometió obsequiar 400 libros a la UGELH.
- La nueva promoción del CONAVA, llevará el nombre del escritor José Luis Ayala.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




Presentación de novelas del escritor Sócrates Zuzunaga

El escritor Sócrates Zuzunaga Presentará sus tres libros:

. Takacho, Takachito, Takachín

· Negracha

· Zorrito de puna.

El día 5 de Diciembre, en el vértice del Museo de la Nación, donde se viene realizando la “ 30ª Feria del Libro Ricardo Palma” a las 3:00 pm.

- SALA “LOS GENIECILLOS DOMINICALES”.

Contará con un espectáculo de cuenta cuentos y música.

2/12/09

LA MUERTE Y OTRAS TRAICIONES (2009)


Aquí otra reseña del nuevo libro del narrador Fernando Carrasco "La Muerte y Otras Traiciones" (próximo a presentarse) escrita por el escritor Mario Malpartida.

----------------

Mario A. Malpartida Besada

La muerte y otras traiciones, de Fernando Carrasco Núñez (Lima, 1976), en impecable trabajo de Hipocampo editores, parece formar parte de una saga iniciada con su primer libro Cantar de Helena y otras muertes (Lima, Edit. LIMAPOP, 2006). Sobre este libro habíamos dicho que el tema de la muerte, explicitado desde el subtítulo, inunda todas las páginas y en todos los matices posibles, desde aquella que asedia a un hombre pese a él mismo, como en “Retorno a las cavernas” y “Sólo el viento que trae tu nombre”; o la que se busca en forma decidida y voluntaria, como en “Última sinfonía de otoño”; o la que llega repleta de insondables misterios del alma, como en “Misteriosa confianza”; o la que provocan inesperadamente manos ajenas, como en “Una cicatriz rencorosa” y “Cantar de Helena”; o la que se convierte en destino inevitable, sin que el hombre entienda por qué, como en “Un pequeño paseo en bote”.

En la presente ocasión, asocia la muerte con la felonía, también en diferentes matices, pero siempre marcando el ritmo vivencial de sus personajes. La muerte y la traición hermanadas, caminan al lado de estos y, en algunos momentos, anuncian finales previsibles, en clara señal de que no hay escapatoria posible. Ello ocurre en cada uno de los nueve relatos que conforman el volumen. En “La ficha marcada” se muestra un juego de infidelidades en el que, el menos culpable, es el que sufre más su conciencia de culpa y en la hora del sueño debe colocarse de espaldas a su mujer, a quien cree su víctima cuando, en realidad, es su victimaria. En “Al fin de la partida”, un grupo de tahúres es castigado, a priori, con la muerte, antes de que puedan cometer su terrible fechoría contra una niña, hija de la mujer que le fue útil a uno de ellos y a quien ya traicionó desde su proyecto de arrebatarle a su hija para vendérsela a uno de los jugadores. En “Último tercio”, un diestro torero a punto de alcanzar la gloria en su faena, es traicionado por su desaforada imaginación, la que sólo advierte cuando se aproxima la muerte. En “Vida y pasión de Jesucristo”, un hombre se entera de su triste pasado por la palabrería descontrolada de un beodo, que se ensaña revelándole un terrible secreto de familia y remata con una feroz ironía sobre la vocación del protagonista. En “La puñalada”, se juntan la traición y la muerte alrededor de una interesada y casquivana mujer que destruye impunemente un sano amor y lo empuja a transformar esa puñalada sentimental en una puñalada mortal. En “Mariposas”, se revela el juego de la imaginación infantil y la locura como preámbulos de la muerte, final que ni siquiera intuye la inocente criatura. En “Hasta que lo despediste, mujer”, la muerte actúa como la gota que rebalsó el vaso de agua. En “Nos han dejado solos”, la perspectiva de la muerte es desde dentro, desde la posición del mismo difunto encarando su nueva realidad en el otro mundo. En “Visitaciones”, texto cercano a “Mariposas”, una vez más entran en juego la muerte, la locura y la imaginación, en el marco de una estructura más compleja, acorde con las interioridades patológicas del protagonista.

Dentro de estos parámetros, existen otras recurrencias, tales como las alusiones a un mundo popular signado por nombres, situaciones, hechos de corte marginal, títulos de boleros o tangos, rockolas de cantina, música de calle, vocablos del nivel subestándar, etc., con lo cual Carrasco hábilmente sitúa socio culturalmente el espacio geográfico de sus textos, sin la necesidad de extenderlos con farragosas explicaciones. Asimismo, estilísticamente, el uso del monólogo frente a un supuesto interlocutor o interlocutor mudo, sin opción a réplicas ni justificaciones; de igual manera, el discurso corrido de estilo indirecto libre, con mínimas secuencias para el diálogo directo, y los finales sorpresivos aunque, en algunos de los textos, previsibles, como anuncios de la suerte inevitable de sus protagonistas.

De esta manera, la organicidad del libro no sólo depende del título y de un no disimulado culto a lo tanático, como en su primera obra, sino también de la homogeneidad en el uso del punto de vista y los procedimientos adecuados. Carrasco delega los relatos de su libro a un narrador equilibradamente distribuido entre la primera y la tercera persona, a veces dejando sueltos a sus personajes para su intromisión oportuna con sus propios palabras, definiendo así sus rasgos psicológicos, con lo cual resuelve, una vez más, el problema de la brevedad del género que obliga a la economía de palabras, por tanto, no permite detenimientos en la caracterización de los personajes.

Por otro lado, el tema soterrado del amor, en su variedad de amor fatal y sus alrededores, como elemento infaltable en las vicisitudes de hombres y mujeres de su mundo representado, cumple un rol desencadenante para el advenimiento de la muerte o de las traiciones, a veces sutilmente encubiertas. Tal el caso de “La ficha marcada”, en donde la veleidad de dos mujeres se impone a la resistencia honesta del hombre. Aquí se evidencia la endeble moral de aquellas, por lo que el título alusivo a la letra de un bolero cantinero, no podía ser más exacto. También hay amor, del agrio, por el agregado de la frustración y la mala fe, en “Vida y pasión de Jesucristo”; igualmente en “La puñalada”, enérgico texto en el que un joven engañado no tiene más remedio que aniquilar a su rival, a quien previamente ha torturado moralmente; en el medio de los dos, una mujer cuyo nombre recuerda un viejo tango arrabalero: Malena.

De manera más sutil, el amor como motivación de desencantos, también ocupa espacios temáticos en “Hasta que lo despediste, mujer”, “Nos han dejado solos” y “Visitaciones”, ya sea con la vindicta y el acabamiento del sentimiento, la referencia a una muchacha quien probablemente desencadenó los hechos, o el recuerdo traumático de la novia muerta y su consecuente sentimiento de culpa. Sin embargo, en el cuento “Mariposas”, la manifestación de amor es singular y conmovedora por razones más sublimes. Una niña inocente, sin ser dueña de sus acciones, busca igualarse a las mariposas a las que ama tanto, pero en su intento arrastra hacia la muerte a otra criatura, de manera dulcemente aterradora.

Pero estas historias quedarían como partes de un anecdotario cotidiano, si no hubiera en su relato todo un proceso envolvente, de principio a fin. Sus comienzos, desarrollos y finales, están hilvanados de tal manera que conducen al lector por un camino en el que se combinan el goce estético por la palabra bien puesta, con el avance de la trama de atmósfera psicológica y confrontacional, hasta el final, contundente y revelador, a veces cerrado, en otras, abierto, aunque casi siempre de efecto inmediato.

Traiciones y muerte han avivado el numen creador de Fernando Carrasco Núñez, quien con su talento y destreza verbal ha articulado un nuevo libro que apasiona de principio a fin, ya sea por sus historias, por el tratamiento, por la exploración del alma humana, o por la pintura de un mundo excluido. De esta manera, La muerte y otras traiciones prosigue en su tarea de agotar aquellos temas iniciados en Cantar de Helena y otras muertes, naturalmente con las variaciones que demanda su ascenso estético al lugar que le corresponde, el de un gran narrador y de un gran observador de las vicisitudes humanas.