16/12/16

DEJO MI SOMBRA, ENTREGA DE MEMORIAS (Poesía) LEOCIO LUQUE CCOTA


Dejo mi sombra: entrega de memorias es el poemario ganador del Concurso Internacional de Poesía “Fernando Charry Lara” Colombia 2015. El libro ha sido editado por la Universidad Central de Colombia, en el año 2016. Según las palabras de presentación, el libro «constituye un súmmum tanto de la vida del poeta como de la cultura aimara. Esta obra es la entrega simbólica que hace del autor de aquello que le es más preciado: sus preocupaciones, reflexiones y visiones más íntimas del universo aimara. Es por esta razón que la entrega poética de sus memorias significa a la vez un dolor y una alegría para él y también para su pueblo: en Dejo mi sombra el acto poético tiene el valor de la catarsis, del desprendimiento libre de cualquier reserva y simulación».

Leoncio Luque Ccota nació en Huancané (Puno) en 1964. Estudió Literatura en la Universidad Federico Villarreal. Fundó la agrupación poética Noble Katerba en los años 90 y ha publicado los poemarios Por la identidad de las imágenes (1996), En las grietas de tu espalda (2001), Crónicas de Narciso (2005), Exilio interior y otros poemas devastados (2011), Más allá de mis ojos (2015) e Igual que la extensión de tu cuerpo (2014). Este último libro ganó el prestigioso Premio Copé de Oro en el año 2013.

Ha participado como invitado en el XVI Festival Internacional de Poesía de La Habana (2012) y en el IV Encuentro de Poetas del Mundo (2008), este último realizado en Santiago de Chile, Viña del Mar y Valparaíso.







MATE DE SALVIA

 I.          Siento el frío ahogado de la noche.
II.        Tomar un mate de salvia
III.       curaría esta pena, mientras ignoro la muerte
IV.       que se viene
V.        como avalancha
VI.       de hielo cubriendo mi sombra y memoria.

VII.      Por la derecha
VIII.    una lágrima desprendida como agua pura cae del
             [cielo.
IX.       El recuerdo al final de la noche devasta todo lo
       [vivido.

X.        Yo colindo con Santos inquieto
XI.       que en primavera se precipita,
XII.      con cada paso mal dado,
XIII.    que crucifica con su genio a todo hombre,
XIV.    que se cruza en su andar.
XV.     Y trata de recordarnos
XVI.    que la parca está en la esquina,
XVII.   aumentando su redondez con almas,
XVIII. esperándonos siempre.



  
MUERTE PERFUME

I. Desaparecer por donde anduvieron los achachis[1] ,
II. colgado de tus ojos de cóndor mirando [apachetas[2],
III. señales de fe,
IV. como si, a través de estos caminos infructuosos,
            [se pretendiera
V. conmemorar todo lo vivido.

VI. Nuestra vida desaparecerá como todo desaparece:
[irremediable
VII. sueño con el umbral del tiempo, capturado por
      [congojas,
VIII. que desnuda mi visión.
IX. Todos hemos señalado los hitos en señal de propiedad
X. para no confundirnos en el caminar de los que vienen
XI. después.
XII. Mariano, que es de confianza fúnebre,
XIII. retiene la vida a pesar de su desgracia
XIV. y maquilla con la sonrisa inmortal
XV. espumas de su enojo.

XVI. Al margen de mi sueño, que atisba lo que viene,
XVII. la muerte se perfuma en el fuego de apachetas,
XVIII. con su memoria de piedras apiladas, ahora.
SUBSISTENCIA DE SUEÑO


I. En esta cabaña albergo el secreto de lo que soy,
II. la manutención de mis sueños inasibles,
III. la identidad de un país lejano,
IV. como sucesión intestada.

V. Esta parcela, como mis pasos retornan,
VI. entra media carga de papa,
VII. que se almacena
VIII. diligentemente en esta época del reino y endecha,
IX. al cabo de cada cosecha
X. la vida llena de anhelos
XI. en virtud del cual
XII. nunca nos faltó alimento.
XIII. Mis palabras sembradas en cada tarde
XIV. como cuando la miseria merodea
XV. buscando almas famélicas indignadas
XVI. para llevarnos al infierno.




 CAMPO DE CEBADA
  
I. Campo de cebada más allá de mis pasos
II. se bifurca de súbito con el viento.

III. Por el pie,
IV. colindo con el mismo testador
V. que a solas habla de sus ideas
VI. de errar el tiro en la vida.
VII. Que alguna vez fue ajusticiado
VIII. por el juez de tierra
IX. por no cometer delitos por encargo
X. y no humillarse ante la soberbia
XI. de quienes gobiernan
XII. en esta sociedad fugaz,
XIII. llena de zanjas en el rostro
XIV. de los que sufren.




 HISTORIA
  
I. Historia inventada
II. del mundo sensible
III. cuando todos duermen.
IV. Historia concebida a cada paso
V. como carnada en el desierto nos llama.

VI. Por la izquierda
VII. colindo con Pedro,
VIII. el vecino inoportuno de nocturna armonía
IX. que habla de éxtasis, petrificado en su rostro
X. de todo cuanto se le viene
XI. a la cabeza,
XII. y ampara su juicio sin piedad
XIII. en su memorial de borracho.

XIV. Es el primer cuento de esta historia
XV. para principiar otras que vendrán
XVI. como agua de manantial
XVII. y pulsación de vida
XVIII. en esta tierra de wala wala.




 WANCHO LIMA 1923[3]

 I. Tica Huyo[4],
II. una antigua cabaña descuidada hoy,
III. pero construida para salvarse del aletazo
IV. de la desmemoria y
V. de la desconfianza
VI. y de la miseria crepuscular.

VII. En algún momento vivimos de miedo
VIII. en la perversidad de la injusticia
IX. de mil novecientos veintitrés,
X. que nos tocó vivir la palidez de la luna
XI. donde todas las estancias
XII. fueron calcinadas sin palabra alguna,
XIII. y la gente huyó despavorida,
XIV. como pudo, a los cerros más altos
XV. para vivir entre lagartijas y vizcachas.

XVI. Los recuerdo de warmis[5]
XVII. cargando los niños pasean por mi memoria,
XVIII. en brazo de miseria y hambre.




[1] Achachi: abuelo, antepasado, persona mayor. [N del E.]

[2] Apachetas: lugares sagrados que concentran energías. En estos
lugares los amautas (‘educadores o historiadores tradicionales’)
y yatiris (‘médicos tradicionales’ o ‘sabedores’ ) ofrendan wajt’as o
mesas a la Pachamama (Madre Tierra), principalmente en el
mes de agosto. Las apachetas también son denominadas apus o
espacios sagrados donde habitan los achachilas o los primige-
nios antepasados, junto a los uywiris que son las deidades aima-
ras –según la cosmovisión andina– que alimentan y cuidan a
los seres vivos de la Pachamama.
[3] En esta fecha hubo una revolución en Wancho Lima, que causó
   estragos en las comunidades por parte de los mistis (‘hombres
   blancos’) de Huancané, un movimientos indígena  que tuvo re-
   sonancia en esa época, tomado en cuenta por Mariategui. Lo
   encabezó Carlos Condorena. Esta famosa sublevación indígena,
   en la que fueron acribillados en el Perú más dos mil campe-
   sinos, es un evento de gran importancia para el pueblo aimara.
[4] Tica Huyo: lugar donde hay muchas flores, cerca de la carretera.
[5]   Warmis: mujer en aimara.